Inicio Consultorio ¿Qué es la marihuana fotoperiódica?

¿Qué es la marihuana fotoperiódica?

59
0
Marihuana fotoperiodica

Durante miles de años, la marihuana fotoperiódica fue la única hierba disponible para fumar. A pesar de los avances en iluminación artificial y el reciente auge de los híbridos autoflorecientes, el cultivo de cepas de marihuana fotoperiódica en exterior sigue recompensando a los cultivadores con las cosechas más abundantes.

Qué es una variedad de marihuana fotodependiente?

Cuando veas las palabras fotoperiodismo, fotoperiodicidad, fotoperiódico o fotodependiente, piensa en las horas de luz que hay en un período de 24h. Como su nombre sugiere, las plantas fotoperiódicas dependen de la cantidad de horas de luz diarias para entrar en la fase de floración. Las variedades que florecen en interior bajo un ciclo 12-12 (12h de luz y 12h de oscuridad), lo hacen porque su floración se activa con un ciclo de oscuridad más largo.

En exterior, la mayoría de cepas fotodependientes entrarán naturalmente en la floración cuando haya menos de 15 horas de luz diarias. Por tanto, su fase de floración es más larga. En el cultivo de interior, el ciclo óptimo para la floración es 12-12. Por este motivo, en la mayoría de paquetes de semillas de marihuana fotoperiodica se indican unas fases de floración entre 8 y 12 semanas. Normalmente, las índicas como la Northern Light acaban la floración de forma más rápida, las sativas son más lentas y los híbridos índica-sativa se sitúan en un punto intermedio.

Dado que la marihuana fotoperiódica depende de un período de oscuridad ininterrumpido para florecer, la contaminación lumínica (como la luz procedente de las farolas cercanas) o las interrupciones en el ciclo de oscuridad (aunque sean por poco tiempo) son un problema.

Si las plantas fotoperiódicas no reciben las horas de oscuridad ininterrumpida que necesitan, esto podría provocar que vuelvan a la fase vegetativa, que desarrollen cualidades hermafroditas, que reduzcan la cosecha, o que no florezcan en absoluto.

¿Cómo puedes saber si tu lugar de cultivo está expuesto a contaminación lumínica? Si durante la noche puedes leer los titulares más grandes de una revista, quizás tu espacio de cultivo no sea el ideal.

Cómo evitar la contaminación lumínica al cultivar marihuana

Afortunadamente, hay formas de evitar la contaminación lumínica al cultivar marihuana fotoperiódica en exterior:

  • Elige un lugar de cultivo alejado de fuentes de luz (farolas, calles concurridas, etc.).
  • Si cultivas en invernadero, hazlo opaco cubriéndolo con lonas o persianas durante la noche. Puedes incluso automatizar este proceso para que el horario sea lo más consistente posible.
  • Si cultivas al aire libre, considera la opción de montar una estructura básica que te permita cubrir a tus niñas con una lona opaca por la noche.
  • Incluso una breve interrupción del período de oscuridad puede ser un problema. Ni siquiera ilumines las plantas con la linterna del teléfono móvil durante las horas de oscuridad.
  • Si necesitas ver tus plantas de noche, consigue una lámpara de “noche oscura”. Este tipo de lámparas emiten una luz verde que no estresa tanto a las plantas.
  • Considera la opción de plantar cepas autoflorecientes. Estas no se ven afectadas por la contaminación lumínica ni por las interrupciones del periodo de oscuridad.

Cepas de cannabis fotoperiódicas vs autoflorecientes

La principal característica de la marihuana fotodependiente es que sus fases de cultivo (vegetativa, floración) dependen de las horas de luz que reciben las plantas. En cambio, las plantas autoflorecientes florecen de forma automática en función de su edad, lo que también limita su crecimiento.

A continuación, mostramos las principales diferencias entre la marihuana fotoperiódica y autofloreciente:

Marihuana fotoperiódica

  • El desarrollo vegetativo no está limitado. Bajo un ciclo 18/6 (18h de luz/6h de oscuridad) las plantas pueden permanecer en fase vegetativa de forma indefinida.
  • Pueden aplicarse técnicas de entrenamiento (poda, topping, etc.). Las plantas son más tolerantes, ya que tienen tiempo para recuperarse.
  • Pueden usarse como plantas madre.
  • Se pueden revertirse a la fase vegetativa.
  • Pueden usarse para desarrollar nuevas cepas.
  • Cosechas promedio más elevadas que las autoflorecientes.

Marihuana autofloreciente

  • El crecimiento vegetativo está limitado a 3-4 semanas, independientemente del ciclo de luz.
  • Debido a esta limitación de la fase vegetativa, las plantas suelen ser mucho más pequeñas.
  • No se recomienda aplicar técnicas de entrenamiento intensivas, como la poda y el topping.
  • No tienes ningún control sobre la fase vegetativa y la floración.
  • Cosechas promedio más pequeñas, en comparación a las cepas fotoperiódicas.
  • No pueden usarse para criar nuevas cepas.

Genética de las cepas fotodependientes

En general, la marihuana fotoperiódica es más potente que la marihuana autofloreciente. El motivo de esto es que las autoflorecientes contienen genética ruderalis, que de por sí contiene menos cannabinoides. Por tanto, las cepas fotodependientes generalmente contienen mayores niveles de THC.

Curiosamente, las cepas de cannabis fotoperiódicas también pueden manipularse para producir altas cantidades de CBG, CBN, THCV y otros cannabinoides menos conocidos que han mostrado potencial por sí solos.

Recientemente, las autoflorecientes modernas han empezado a alcanzar a las cepas fotoperiódicas en lo que respecta a potencia, y sin duda esta brecha se está reduciendo.

Cómo responden las cepas sativa al fotoperiodo

La marihuana sativa se originó en los trópicos. Por tanto, estas cepas responden bien a la abundancia de sol y a las temporadas de cultivo largas. Dicho esto, las sativas son menos sensibles a los cambios en la cantidad de horas de luz diarias; esto se debe a que, en las zonas alrededor del ecuador, el día y la noche tienen más o menos la misma duración.

Muchas sativas puras, como las Haze, pueden cultivarse con un ciclo 12/12 (12h de luz, 12h de oscuridad) desde el principio. Una vez haya finalizado el crecimiento vegetativo (tras un número determinado de semanas), estas plantas florecerán sin problemas con el mismo ciclo de luz. Pero un inconveniente es que las sativas suelen crecer más lentamente y necesitan más tiempo para completar la floración.

Cómo responden las cepas sativa al fotoperiodo

Cómo responden las cepas índica al fotoperiodo

A diferencia de sus compañeras tropicales, las índicas se originaron en latitudes más septentrionales. Responden con más rapidez a un fotoperiodo de 12 horas, y también tardan menos en florecer. Esto se debe a que estas plantas se adaptaron a crecer en zonas climáticas donde el invierno se aproxima rápidamente en cuanto disminuyen las horas de luz diarias.

Algunas índicas florecerán bajo un ciclo de luz/oscuridad de 14/10 o 13/11, aunque realmente depende de la cepa. No hay ninguna ventaja en proporcionar menos de 12 horas de oscuridad a las índicas fotoperiódicas. Las plantas necesitarán más tiempo para madurar sus cogollos y las cosechas se verán afectadas.

Factores críticos del cultivo exterior

  • El ciclo de vida de la marihuana fotoperiodica

El cannabis es una planta anual. Al ser una planta de día corto (que requiere un mayor número de horas de oscuridad para florecer), sus flores no estarán maduras hasta el otoño. Por lo general, las plantas de marihuana sembradas tras el equinoccio de primavera pasarán gradualmente de la fase de crecimiento vegetativo a la fase de floración en algún momento posterior al solsticio de verano, y finalmente estarán listas para la cosecha en otoño. La cantidad de luz solar que reciba una planta determinará su ritmo de crecimiento.

Quienes cultivan en invernadero, pueden usar lonas o un plástico opaco para reducir artificialmente las horas de luz, forzando las plantas a que florezcan antes de tiempo. El único inconveniente de esto es que convierte al cultivador en un temporizador andante. Y no te podrás olvidar de retirar la sombra antes del amanecer.

  • Ubicación

En el hemisferio norte, la temporada de cultivo exterior va de abril a noviembre. Cuanto más al norte, los veranos son más cortos y los inviernos más fríos. En cambio, en el hemisferio sur pasa lo contrario, y la temporada va de agosto a abril. Obviamente, hay casos aparte. Pero a no ser que vivas cerca del ecuador, donde hay un ciclo día-noche 12-12 casi constante durante todo el año, tendrás que investigar un poco.

  • Datos de la salida y la puesta del sol

La información es la herramienta más valiosa en la era digital. En internet podrás encontrar calculadoras para saber el momento de la salida y la puesta de sol. Tienes que examinar los análisis mensuales históricos de tu zona en concreto. Esta información es absolutamente básica. El sol es tu luz de cultivo en el cielo. Antes de germinar las semillas, deberías saber cuántas horas de luz recibirán tus plantas.

Primero, tienes que identificar el período en que las plantas dispondrán de más de 18 horas de luz para el crecimiento vegetativo. A continuación, tienes que calcular el momento en que las horas de luz bajarán de 12 horas, para calcular el intervalo de tiempo para la cosecha. Pero no te obsesiones con un ciclo 12-12 perfecto. Recuerda que, a medida que las noches se alarguen, las plantas fotodependientes de exterior florecerán de manera lenta, pero firme. Algunas sativas gigantes de floración tardía, como la Amnesia Haze, pueden crecer hasta tamaños enormes y no acabar la floración hasta que los días solo tengan 11 horas de luz, a finales de otoño.

  • Previsión meteorológica

Contar con más de 18 horas de luz diarias no es suficiente para que las plantas crezcan. Consulta la previsión meteorológica a menudo y echa un vistazo a los datos sobre los últimos años. En el norte de Europa, la primavera es bastante fría. Para obtener los mejores resultados, la marihuana necesita una temperatura entre 20-28°C para crecer a su máximo potencial. La verdad es que si vives muy al norte del Mediterráneo, la temporada de cultivo es muy corta. En caso de vivir en climas fríos, es mejor plantar híbridos autoflorecientes robustos, como la Blue Cheese Automatic. Los cultivadores afortunados que viven más al sur pueden probar con variedades exóticas, como la Kali Dog o la Chocolate Haze.

Previsión meteorológica
  • Inspeccionar el lugar de cultivo

Vale, ahora que has acabado las investigaciones previas, es el momento de hacer un poco de trabajo de campo. Tienes que inspeccionar el lugar de cultivo. Asegúrate de que no haya ningún obstáculo que haga sombra, bloqueando la luz del sol, y analiza la zona para asegurarte de que no quede a la vista de miradas curiosas. El mejor lugar de cultivo exterior es un lugar privado. Puedes usar alambre de gallinero o vallas para proteger las plantas de herbívoros o roedores que podrían devorar tus plantas.

Selecciona las semillas de cannabis más adecuadas para tu microclima. Para facilitarte esta importante decisión, puedes usar el filtro de variedades de RQS. Una de las grandes ventajas de las cepas fotodependientes, respecto las autoflorecientes, es que puedes sacar esquejes para preservar su genética. Si encuentras una planta que se desarrolle bien en tu plantación de marihuana, puedes cortar esquejes para repetir el mismo éxito.

  • Cambio climático

El cambio climático ya está causando estragos en plantaciones de marihuana de exterior. En 2017, los cultivadores del norte de California vieron como sus cultivos ardían en llamas. El humo de los incendios forestales contaminó la marihuana que crecía en un radio de kilómetros. Este es un ejemplo extremo, pero los fenómenos meteorológicos extremos son una amenaza real para el cultivo exterior de marihuana en todo el mundo. Lo único que puedes hacer es estar atento a los patrones meteorológicos en tu región.

  • Consejos profesionales

Germinar las plantas en interior siempre es una buena idea. Si hace buen tiempo, puedes colocar esas plántulas tan delicadas en una repisa de ventana soleada. Y si el clima sigue siendo frío y lluvioso, puedes usar una luz blanca fría CFL de 200W para que las plantas pasen la fase vegetativa. Un cultivo combinado interior/exterior no renuncia a nada, sino que aporta lo mejor de ambos mundos.

Recomendamos cultivar al aire libre usando tierra específica para marihuana, en macetas de plástico blancas o macetas Smart Pots. Compra abono para cannabis de buena calidad en el growshop de tu barrio. Si cultivas directamente en la tierra, aparte de podar o entrenar las plantas no puedes hacer mucho más que darles soporte estructural con apoyos y cuerdas. En cambio, si cultivas en macetas tienes la opción de mover las plantas. Esto puede ser útil a medida que cambian las estaciones. La tierra gira alrededor del sol, así que si cultivas en una terraza o balcón, puede que necesites mover las plantas a medida que pasa el día para mantenerlas bajo el sol directo.

FUENTE ROYAL QUEEN SEEDS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí