Inicio Cultivo Todo sobre el cultivo hidropónico de cannabis

Todo sobre el cultivo hidropónico de cannabis

177
0

La hidroponía es un método de cultivo de plantas en una solución de agua y nutrientes, que sería específica para el cannabis en este caso.

Como su nombre señala, la hidroponía es un método de cultivo que utiliza el agua como medio principal. En un sistema hidropónico, las plantas se cultivan en cubos o cestas con un medio de cultivo inerte, y se suspenden sobre un depósito de agua. El agua contiene todos los nutrientes que necesitan las plantas para sobrevivir y desarrollarse, y se utilizan piedras de aire para oxigenar el depósito. Este modelo básico se manifiesta en muchas formas y sistemas diferentes, y los diversos cultivadores prefieren configuraciones distintas. El cultivo hidropónico ofrece numerosas ventajas que veremos a continuación. Pero, primero, adentrémonos en la historia de esta fascinante forma de arte.

Historia de la hidroponía

El cultivo hidropónico podría parecernos el resultado de los avances de la tecnología moderna, pero no es así. El origen del cultivo de plantas en agua se remonta a miles de años atrás. Se ha especulado que los famosos Jardines Colgantes de Babilonia, creados en el 600 a.C., se basaban en principios hidropónicos. La zona situada junto al Éufrates tenía un clima seco y árido, y se cree que las plantas de estos jardines se alimentaban mediante un sistema de riego por goteo que salía del río.

En los siglos X y XI, la civilización azteca también utilizó la hidroponía para proporcionar sustento a su comunidad. Tras ser expulsado de sus tierras, este pueblo se asentó en el lago de Tenochtitlán y procedió a construir balsas flotantes rematadas con tierra, permitiendo que sus cultivos crecieran a través de la capa superior y propagaran sus raíces dentro del agua.

Más recientemente, aunque todavía lejano en el tiempo, existe un ejemplo de cultivo hidropónico de 1699 relacionado con el científico inglés John Woodward. Su trabajo consistía en cultivar hierbabuena en agua, tras descubrir que esta especie crece más rápido en una fuente de agua mezclada con tierra.

La historia de la hidroponía ha demostrado lo efectivo que puede llegar a ser este método en numerosos contextos y escenarios, y el cannabis no es ninguna excepción. Veamos las ventajas que ofrece este interesante método y cómo podemos aplicarlo para el cultivo de una buena hierba.

Ventajas del cultivo hidropónico

Si hablas con cualquier cultivador que tenga experiencia en sistemas hidropónicos, una de las primeras cosas que probablemente te diga es que sus plantas crecen mucho más rápido que las que se cultivan en suelo. Esta es una de las principales ventajas de este método – las plantas hidropónicas suelen crecer entre un 30% y un 50% más rápido, y a menudo proporcionan mayores cosechas. Esto se debe en gran parte a que los nutrientes de un sistema hidropónico están mucho más fácilmente disponibles. Los fertilizantes están suspendidos en el agua y pasan directamente al sistema de raíces de las plantas, al no haber suelo que atravesar. En contraste, las plantas que crecen en tierra deberán buscar los nutrientes por el medio. Un fácil acceso a los fertilizantes permite que las plantas conserven su energía, que luego utilizarán para desarrollarse.

Material necesario para armar tu sistema hidropónico

Si quieres hacerlo con tus propias manos, consulta la guía que te mostramos a continuación. En el listado encontrarás todo el material que necesitas para construir un sistema básico en interior. Solo tienes que encontrar el producto que más te convenga para cada artículo de la lista. La compra del material por separado te permite poder invertir más en artículos fundamentales como la iluminación, a la vez que reduces el costo en otras cosas.

a) Luces (LED o HPS)

b) Ganchos para la iluminación

c) Armario de cultivo

d) Depósito hidropónico y bandeja

e) Piedra difusora y bomba

f) Sustrato (por ejemplo, fibra de coco)

g) Macetas de malla

h) Semillas

i) Ventilador y tubos

j) Filtro de carbón

k) Ventilador oscilante

l) Fertilizantes para hidroponía

m) Medidores de pH y PPM

n) Higrómetro

Costo de un sistema hidropónico

Cuando pensamos en hidroponía, nos imaginamos un cultivo de tecnología avanzada: interruptores automáticos, luces parpadeando, temporizadores… Sin embargo, el coste de un sistema hidropónico depende de cuánto dinero quieras gastar. Puede ir desde un simple cubo de plástico hasta sistemas de drenaje e inundación. Puedes ahorrar tiempo invirtiendo en un kit de inicio hidropónico barato. Estos kits incluyen todo el material que se necesita desde la siembra hasta la cosecha.

1. Elige un medio de cultivo para empezar

Ahora que ya conocemos la historia y los beneficios de la hidroponía, es hora de empezar a cultivar. Lo primero que tendrás que hacer es elegir un medio de cultivo, es decir, una sustancia que sostenga el punto de unión entre los tallos y las raíces. Desde esta ubicación, las raíces crecerán hacia abajo dentro del agua en busca de nutrientes. El medio inerte también permite un buen acceso aéreo a la parte superior de las raíces. Los cultivadores hidropónicos utilizan una lista de medios interminable, pero los que vamos a ver a continuación son los más frecuentes. Cada medio tiene sus propias ventajas, y algunos funcionan mejor con un sistema u otro. El truco está en experimentar para comprobar cuál es más adecuado para vos.

LANA DE ROCA

La lana de roca es una opción muy popular, es una sustancia creada a partir de rocas volcánicas y con una textura de lana, de ahí su nombre. Este material tiene una enorme capacidad de retención de agua, lo que proporciona una buena hidratación a la parte superior del sistema radicular. La lana de roca se puede meter en una cesta hidropónica, pero también se pueden colocar directamente en la parte superior de un cubo o depósito sin tapa.

PERLITA

La perlita es un vidrio volcánico que se expande cuando se expone a altas temperaturas. Se utiliza a menudo para airear la tierra del jardín, razón por la que es tan beneficiosa como medio de cultivo hidropónico para el cannabis.

FIBRA DE COCO

La fibra de coco es una estupenda opción sostenible. Este material permite una buena aireación y retención de la humedad. Las fibras de coco también son conocidas por proteger las raíces de infecciones causadas por las hormonas estimulantes de la planta.

2. Elige un sistema de cultivo hidropónico para tus plantas

Una vez que hayas seleccionado el medio de cultivo, es hora de elegir el sistema hidropónico que vas a utilizar. Todos se parecen en que utilizan una solución acuosa enriquecida con nutrientes, pero varían en función de distintos factores como la exposición a/o la circulación del agua. Algunos de los siguientes sistemas se pueden comprar, pero si te das maña podes prepararlos fácilmente con la ayuda de cubos, taladros, bombas y piedras de aire.

DEEP WATER CULTURE

Este sistema es un buen método para principiantes, y probablemente la opción más barata. Las plantas se colocan en cubos llenos de una solución nutritiva, y una bomba de aire proporciona un suministro constante de oxígeno.

FLUJO Y REFLUJO

El sistema de flujo y reflujo (también conocido como inundación y drenaje) consiste en hacer que el agua fluya y se drene. Se utilizan varios cubos suspendidos sobre una bandeja de cultivo con entrada y salida para el agua. Ambos canales están conectados a un depósito externo que contiene fertilizantes, una piedra de aire para airear el suministro de agua, y una bomba para empujar el agua en la bandeja de cultivo. De esta forma, las raíces no están continuamente sumergidas en agua, sino que se inundan periódicamente con agua fresca con oxígeno y enriquecida con nutrientes. Cuando termina el ciclo, el agua vuelve al depósito externo.

Este sistema permite una alimentación periódica. Cuando la bandeja de cultivo está vacía, los cultivadores pueden atender a las raíces y cosechar sus plantas.

SISTEMA DE GOTEO

El sistema de goteo hidropónico es muy parecido al sistema de riego por goteo cuando se cultiva en suelo. Este sistema consta de una bandeja grande donde se deposita el medio de cultivo. Las plantas se colocan directamente en el medio, y cada una de ellas tiene su propio tubo de goteo. Un depósito externo de agua, con una bomba y piedras de aire, suministra un goteo constante de agua sobre cada planta. Las raíces de estas plantas están constantemente expuestas al aire, y el exceso de agua atraviesa el medio y regresa al depósito externo.

NUTRIENT FILM TECHNIQUE

Este sistema consiste en colocar las plantas en un tubo inclinado, de manera que el agua entre por un lado y salga por el otro, simplemente por gravedad. Las raíces se desarrollan dentro del tubo, donde están expuestas a la corriente de agua. El agua sale de un depósito, con una bomba y piedra de aire, y regresa a él una vez que se haya completado el ciclo.

SISTEMA DE MECHA

El sistema de mecha es una técnica hidropónica básica que utiliza una bandeja de cultivo parecida a la del goteo, llena del medio de cultivo. Debajo de la bandeja hay un depósito de agua del que salen varias mechas que terminan en el medio de cultivo. El agua viaja a través de las mechas e hidrata el medio de forma pasiva. Con este sistema no hace falta una bomba.

3. Prepara tu sistema para garantizar un cultivo exitoso

Después de elegir un sistema, deberás prepararlo bien para evitar cualquier fallo. La oscuridad y humedad de los depósitos de agua los convierte en un caldo de cultivo ideal para una gran variedad de patógenos. Antes de usar el sistema, tendrás que esterilizar todo el equipo, para minimizar las posibilidades de contaminación. Limpia bien todos tus cubos, bandejas, tubos y depósitos con alcohol y agua caliente. Cuando el sistema esté esterilizado, sigue las instrucciones para montarlo correctamente.

Deberás llevar a cabo un mantenimiento de forma habitual

Todos los sistemas hidropónicos necesitan un mantenimiento frecuente para proporcionar un entorno de cultivo óptimo. A continuación, te presentamos los principales factores que deberás tener en cuenta.

CONTROL DEL PH

Tendrás que comprobar el pH del agua constantemente para garantizar un buen entorno de cultivo. Los nutrientes están más disponibles para las plantas cuando el medio es ligeramente más ácido. Por lo tanto, hará falta un pH de 5,5-5,8. Utiliza un kit de análisis de pH para obtener lecturas a intervalos regulares, y asegúrate de cambiar la solución semanalmente para mantenerte en este rango. Durante la floración, es mejor un pH de 6.

TRATA DE MANTENER LA TEMPERATURA DEL AGUA A UNOS 20°C

El cannabis hidropónico tiene una temperatura ideal de 20°C. Este factor se puede controlar con la ayuda de un termómetro de agua, y modificar con un calentador de agua si la temperatura es demasiado baja.

PROPORCIONA A TUS PLANTAS LA CANTIDAD ADECUADA DE FERTILIZANTES

Las plantas hidropónicas necesitan los mismos nutrientes que sus compañeras cultivadas en tierra. La forma más fácil de alimentar a tus plantas es comprando una solución hidropónica de nutrientes que contenga todas las sustancias necesarias para las fases vegetativa y de floración. Estos productos también te informarán de la frecuencia con la que deberás añadir nutrientes y el grado de dilución.

MANTENER TODO LIMPIO PARA EVITAR PROBLEMAS DE CONTAMINACIÓN

Las bandejas de cultivo y los depósitos de agua deben vaciarse y limpiarse más o menos cada dos semanas. De esta forma, las raíces de tus plantas estarán protegidas contra patógenos y enfermedades. Cuando prepares el sistema por primera vez, repite el proceso mencionado anteriormente.

CÓMO ELEGIR UNA VARIEDAD PARA EL CULTIVO HIDROPÓNICO

La elección de la variedad es un factor importante a la hora de cultivar con un sistema hidropónico. Las plantas cultivadas con estos sistemas absorben nutrientes muy rápido, lo que a menudo se traduce en un crecimiento enorme. Por eso, una variedad sativa alta y grande no será una buena opción, sobre todo si tu sistema se encuentra dentro de un armario de cultivo.

Las variedades pequeñas y compactas son ideales para el cultivo hidropónico. Empezar con una variedad pequeña es beneficioso por varias razones. Por un lado, te permite cultivar varias plantas en un espacio reducido, proporcionando una mayor diversidad y cosechas potencialmente más abundantes. Además, si tus plantas dan un estirón repentino, tendrás espacio para hacer frente a este aumento inesperado de altura.

La hidroponía puede asustarte pero merece la pena

La hidroponía puede parecer complicada para los novatos. Todas esas partes, sistemas y métodos hacen que parezca algo muy complejo. La clave es empezar por lo más sencillo, elegir una variedad adecuada, y respetar las necesidades medioambientales de las plantas. Los cultivos hidropónicos son muy gratificantes, y el esfuerzo se ve recompensado con un crecimiento rápido y cosechas abundantes.

Fuente Royal Queen Seeds

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí