Inicio Actualidad Microdosis de marihuana ¿Qué es y cómo se hace?

Microdosis de marihuana ¿Qué es y cómo se hace?

98
0

Si ves que la marihuana te beneficia en su mayor parte pero afecta a tu productividad, las microdosis podrían proporcionarte el impulso que necesitas. No tendrá demasiado efecto psicoactivo (de hecho, puede que no te afecte para nada), pero podrás beneficiarte de todo lo demás que ofrece esta planta mientras conservas la responsabilidad y la lucidez.

Fumar o ingerir cannabis no tiene por qué consistir en usar un bong o consumir comestibles hasta que no puedas mantener los ojos abiertos. Aunque fumar mucho es divertido, las dosis pequeñas y frecuentes podrían mantenerte bajo el efecto del cannabis sin perjudicar tu productividad. La microdosificación, el proceso de tomar dosis pequeñas pero efectivas, no es exclusiva del cannabis, pero los fumetas también pueden beneficiarse de ella.

¿Por qué microdosificar la marihuana?

La microdosificación de la marihuana implica encontrar tu propia dosis mínima efectiva. Pero, ¿por qué te intreresaría hacer eso? Las microdosis ofrecen lo mejor de fumar marihuana a la vez que eliminan algunos de los aspectos más molestos.

Lo ideal es que, después de tomar una microdosis, sientas un efecto emocional y mental. El entorno te parecerá más positivo, recibirás inspiración creativa, y puede que te sientas más locuaz y sociable de lo habitual. Pero no sentirás paranoia, agobio, ni estarás demasiado fumado/a para comportarte de manera funcional.

En general, si se hace bien, la microdosificación permite experimentar los beneficios de fumar o ingerir marihuana con una psicoactividad mínima. Además, es una estrategia estupenda para impulsar tu flujo de trabajo y mejorar tu actitud en tu vida diaria.

¿Cómo funcionan las microdosis de marihuana?

Muchos amantes del cannabis están acostumbrados a fumar grandes cantidades de hierba durante un plazo de tiempo corto.

  • Las microdosis de marihuana implican adoptar una estrategia totalmente opuesta: fumar poco pero a menudo. Se trata de dar pitadas a un vaporizador bolígrafo o un porro pequeño de vez en cuando; lo suficiente como para sentir un efecto mínimo, pero sin tanto de la parte psicoactiva.

Aunque a algunos consumidores de hierba esto podría parecerles ridículo, estar en el límite entre colocado y sobrio tiene numerosas ventajas. Tu satisfacción vital podría aumentar, y podrías sentir una mayor motivación para hacer las cosas.

¿Cuánta marihuana debes microdosificar?

No hay una cifra exacta, las microdosis varían de persona a persona; en otras palabras, son totalmente subjetivas. Una sola pitada de un vaporizador bolígrafo podría ser una microdosis para una persona, mientras que para otra puede ser un canuto entero de hierba con un contenido bajo de THC. Dependerá de la experiencia y de la tolerancia de cada individuo.

El método de consumo también influye en la cantidad que se necesita tomar. Podrías intentar, por ejemplo, dar una pitada a un porro cada minuto hasta que encuentres tu punto óptimo. Pero los comestibles son otra historia, ya que tardan más en hacer efecto y lo hacen con una mayor intensidad. Toma un par de bocados y espera al menos una hora, o dos, antes de ingerir más.

  • Una buena regla general es empezar con poco e ir despacio. Si vas a experimentar con la microdosificación durante la semana laboral, tómate las cosas con calma para que tu jefe no te vea con los ojos rojos. Empieza tratando de descubrir tu punto óptimo cuando estés en casa por las tardes, y una vez que lo conozcas, comienza a introducir las microdosis en tu rutina diaria.

¿Cómo se microdosifica la marihuana?

Como ya sabe cualquier consumidor con experiencia, hay muchas formas de introducir cannabinoides en el cuerpo. Puedes microdosificarte con cualquiera de esos métodos, pero asegúrate de tomar mucho menos de lo habitual. Las siguientes son, en nuestra opinión, las maneras más fáciles de microdosificarte.

FUMAR

Fumar es una forma fácil y ritualista de tomar microdosis. Puedes armar un porro grande que dure varios días y darle una o dos pitadas de vez en cuando. Es posible que la hierba se ponga un poco rancia, por lo que también puedes preparar conos pequeños que equivalgan a una microdosis cada uno. La elección es tuya.

Sí, fumar expone los pulmones a un mayor nivel de sustancias cancerígenas, pero a muchos fumetas les encanta el ritual de sentarse, armar, encenderlo y dar la primera pitada. Incluso en este caso, podrás conseguir que resulte menos perjudicial para tu organismo con papel de cáñamo.

VAPEAR

Para empezar, los consumidores de cannabis pueden vapear fuera de casa de forma rápida y discreta, y también elegir entre extractos, concentrados y cogollo normal. Además, las temperaturas más bajas y la ausencia de combustión mantienen intactos los terpenos volátiles, y es menos dañino para los pulmones. En general, es una de las formas más eficientes de tomar microdosis.

COMESTIBLES

Se pueden usar ingredientes como la manteca de cannabis en prácticamente cualquier plato o snack para añadirles cannabinoides. Pero deberás hacerlo con precisión para asegurarte de que la manteca no convierta tu microdosis en una dosis estándar. También puedes preparar chocolatines o caramelos individuales con determinadas cantidades de un extracto para garantizar una dosis concreta. Como alternativa, pon unas gotas de aceite preparado con antelación en tus comidas o ensaladas para poder tomar microdosis durante tu descanso para el almuerzo.

ACEITES Y TINTURAS

Los aceites y tinturas bien elaborados ayudan a tomar dosis de cannabis precisas. Muchos productos vienen con una ficha informativa en la que explican exactamente cuántos miligramos hay en cada gota. También tienes la opción de cambiar la forma en que entran en tu organismo. Ingiere las gotas para que tengan un efecto parecido al de los comestibles, o colócalas debajo de la lengua para una absorción más rápida.

¿Qué beneficios tienen las microdosis?

Las microdosis ofrecen varios beneficios que pueden transformar un día normal en uno excelente. Estas ventajas incluyen un mejor estado de ánimo, un mayor impulso creativo, y un efecto claramente positivo. Con esta nueva energía y actitud, es posible que produzcas más que cuando estás completamente sobrio/a. Y cuando dediques tiempo a meditar o a hacer yoga, podrías descubrir que estas sesiones te sientan mejor de lo habitual.

Microdosificación de THC VS CBD

La marihuana contiene más de 100 cannabinoides, además del THC. Teniendo esto en cuenta, ¿no sería una lástima limitar tu experiencia únicamente al THC? Es cierto que los efectos psicoactivos son muy divertidos, pero el cannabis ofrece mucho más. Los consumidores de marihuana también pueden tomar microdosis de otros cannabinoides, como el CBD, para mejorar su estado mental y aportar vibraciones positivas a su día.

Algunos extractos y variedades también ofrecen un contenido alto de CBD y diversos niveles de THC. Las cepas con una proporción de 1:1 ofrecen ambos cannabinoides en partes iguales, mientras que las variedades ricas en CBD proporcionan mucho cannabidiol y solo un poco de THC.

¿Deberías tomar microdosis de marihuana?

Sí. O al menos, probarlas. Si eres demasiado sensible al THC, las microdosis podrían descubrirte un mundo nuevo. A la hora de intentar encontrar el punto óptimo, existe el riesgo de excederse, pero si te tomas las cosas con calma, no tendrás ningún problema.

Fuente Royal Queen Seeds

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí