Inicio Ciencia ¿Para qué se utilizan y cómo se obtienen los terpenos?

¿Para qué se utilizan y cómo se obtienen los terpenos?

80
0

Hasta hace pocos años, la palabra terpeno no significaba nada para el consumidor de cannabis. Ahora, es uno de los aspectos más apreciados de la planta. Actualmente la extracción de terpenos ha abierto un campo de innumerables usos, que van desde los cosméticos hasta los aditivos alimentarios. Pero, ¿cómo se obtienen?

Los terpenos son unos compuestos orgánicos que se encuentran en los aceites esenciales de la mayoría de plantas. Se encargan de aportar aroma y sabor a los vegetales. En el cannabis, en concreto, forman complejas combinaciones de normalmente más de 40 terpenos; y se han llegado a detectar hasta 200 terpenos distintos entre las distintas variedades de marihuana. El hecho de que cada planta tenga un aroma único se debe a sus distintas proporciones de terpenos, lo que llamamos ‘perfil de terpenos’, una especie de ADN aromático de la planta.

Los terpenos no habían levantado demasiado interés hasta hace solo unos años. Pero la creciente popularidad de las extracciones y el ‘dabbing’ hizo que muchos usuarios se preguntaran si sería posible reproducir el aroma de las plantas de marihuana en este tipo de productos.

Muchas de las extracciones más puras, como los destilados o los cristalinos (o ‘diamonds’), prácticamente no tienen sabor ni olor, debido a que se trata de formas aisladas de cannabinoides, donde ya no quedan terpenos ni otros elementos habituales en la planta de marihuana. Pero para que la experiencia del ‘dab’ fuera lo más completa posible muchos empezaron a extraer terpenos y añadirlos a su pipa a la hora de fumar.

¿Para qué se utilizan los perfiles de terpenos?

Así que los terpenos, que siempre habían estado ahí, resurgieron inicialmente con la misión de complementar a cualquier tipo de extracción dotándola de sabor y olor. Pero además de aportar cualidades aromáticas y gustativas, los terpenos también interactúan con los cannabinoides de forma sinérgica, modulando sus efectos por el llamado “efecto séquito”. Esto significa que si tenemos una extracción de THC o CBD aislados, al añadirle los terpenos esta adoptará los efectos de dicha variedad. Por ejemplo, si añadimos un perfil de terpenos de Blue Dream a un extracto de THC, el efecto final será parecido al de cuando fumas Blue Dream.

Los terpenos también consiguen mejorar un producto cannábico a base de flores, por lo que algunos usuarios los utilizan para potenciar el aroma y sabor de la propia marihuana. Los cogollos del llamado cannabis ‘light’, por ejemplo, suelen tener poco aroma, algo que se puede remediar con unas gotas de terpenos, mejorando la experiencia a la hora de fumar.

Asimismo, los terpenos también están revolucionando el sector de la vaporización, ya que ofrecen la posibilidad de conseguir una experiencia mucho más real al añadirlos a los famosos ‘e-liquids’. El sector alimentario también ha recibido con los brazos abiertos el mundo de los perfiles de terpenos. Y varias marcas de comestibles se valen de ellos para elaborar miel, aceite, mermelada, cerveza…

¿Cómo se pueden extraer y aislar los terpenos?

Los cannabicultores ya habían conseguido obtener terpenos a través de los métodos convencionales para realizar extracciones (por ejemplo, colocando condensadores entre el horno y la bomba de recirculación). Así, se reservaban parte de los terpenos como producto residual. El problema es que, a través de este método, muchos terpenos desaparecían en el proceso y pueden aparecer contaminantes. El resultado, por lo tanto, dejaba muchos matices por el camino, por lo que no se trataba de perfiles de terpenos completos.

Los terpenos son delicados y exigen un cuidado extremo para preservar sus aromas y sabores. El alto calor y la alta presión, ya sea juntos o separados, hacen que la estructura química del terpeno se descomponga. ¿Cómo se eliminan entonces las impurezas como las grasas, la clorofila y otros metabolitos de las plantas sin dañar los terpenos?

Actualmente existe una amplia variedad de tecnologías que se utilizan para aislar estos terpenos y varían según la polaridad, la volatilidad y el tamaño del terpeno deseado. Pero generalmente todas se engloban en dos categorías: extracciones sin solvente y a base de solvente (o disolvente).

Extracción de terpenos sin solvente

Para elaborar un extracto de terpenos sin solvente se utilizan los principios que se han usado el negocio de los perfumes y los aceites esenciales desde hace cientos de años. Con dos métodos principales: destilación por vapor e hidrodestilación.

La destilación por vapor implica suspender la materia prima vegetal sobre un recipiente con agua hirviendo. La hidrodestilación es similar, excepto que el material vegetal se coloca directamente en el agua hirviendo. A medida que el vapor pasa a través del material vegetal, los aceites más ligeros, que incluyen ciertas clases de terpenos, se extraen del destilador hasta que entran en contacto con un condensador, que enfría y licua el agua y los aceites. Los aceites más ligeros flotan en la superficie del agua y se pueden recoger fácilmente.

Extracción de terpenos con solvente

Actualmente, un método que ofrece mejores rendimientos son las extracciones basadas ​​en solventes, que se realizan con puntos de ebullición más bajos utilizando hidrocarburos y gases como el butano, etanol, nitrógeno o CO2. Estos métodos incorporan bombas de vacío para reducir el calor inicial, manteniendo las temperaturas lo suficientemente bajas como para evitar degradar cualquier compuesto bioactivo.

Una de las alternativas más utilizadas es la extracción con CO2. Este proceso utiliza calor y presión para convertir el CO2 gaseoso en un fluido supercrítico, que se hace pasar a través de la materia vegetal produciendo una resina concentrada que necesita ser refinada en un horno de secado al vacío, aislando los terpenos del concentrado para que puedan extraerse por separado, y garantizando que no queden restos de disolventes o restos de agua. El CO2 no es inflamable, lo que hace que este proceso sea más seguro y eficiente.

Extracción por separación mecánica

Actualmente también existen formas de extraer terpenos sin el uso de solventes a base de hidrocarburos o vapor. Gracias a la evolución de técnicas que usan presión y calor como el Rosin, las mismas prensas mecánicas utilizadas para hacer Rosin pueden usarse para separar la porción líquida de terpenos de un cogollo. Sin embargo, los terpenos separados mecánicamente no están completamente aislados, por lo que aún tienen un contenido de cannabinoides.

Terpenos de grado alimenticio

La mayoría de los terpenos que se encuentran en el cannabis también se encuentran en otras plantas; como resultado, no todos los terpenos que existen en el mercado se derivan del cannabis. Los terpenos de grado alimenticio se derivan de plantas distintas al cannabis y pueden contener más que terpenos puros (siempre que sean seguros de usar en los alimentos). Además, el nivel de terpenos en la planta de cannabis natural casi nunca supera el 5%. Como resultado, no conocemos los efectos de concentraciones más altas de terpenos en humanos. Por tanto, los consumidores que usan terpenos de grado alimenticio para mejorar el perfil de sus extracciones pueden estar inclinando el equilibrio natural de los terpenos que se encuentran en el cannabis

Fuente Humboldt Seeds

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí