Inicio Cultivo White Widow: Leyenda de los cofeeshops de Holanda

White Widow: Leyenda de los cofeeshops de Holanda

137
0

Se pueden contar con los dedos de una mano las variedades que han alcanzado una fama comparable a la de la White Widow. Una híbrida potente que tenía un increíble sabor y era muy fácil de cultvar, la White Widow, enseguida se convirtió en una cepa popular entre consumidores y cultivadores. Hizo su primera aparición en la escena cannábica a mediados de los noventa. Ha conseguido el estatus de leyenda entre los consumidores de cannabis de todo el mundo.

Sus orígenes son inciertos, ya que muchos han reclamado la creación de la White Widow. Se sospecha que la primera White Widow llegó de Green House Seed Company al experto cultivador Shantibaba. También se cree que la primera White Widow fue un cruce entre dos variedades puras: una sativa brasileña y una índica india. Sin embargo, la incertidumbre respecto a los padres originales ha dejado a la White Widow envuelta en misterio.

La White Widow florece dando lugar a densos cogollos de color verde claro, con su famoso recubrimiento blanco de tricomas repartido en las hojas a su alrededor. Su apariencia no pasa desapercibida, ya que la White Widow suele destacar en cualquier cultivo. Como cruce estable de genéticas puras, la White Widow es resistente a cambios climatológicos y exige menos cuidados que otras variedades, convirtiéndola en una gran alternativa para tu cultivo si estás empezando.

Aroma, sabor y efecto de la White Widow

El olor de la White Widow es increíblemente intenso y muy rico, con algunos toques a pino y tan sólo un suave matiz picante. Una vez fumada, su delicioso sabor es dulce y afrutado, dejando atrás un ligero gusto azucarado. A pesar del sabor dulce de la White Widow, sin duda pega fuerte, así que la tos parece inevitable.

Inmediatamente después de fumar, experimentarás una inyección de energía y euforia, dejándote lleno de vitalidad, con ganas de conversar y muy creativo. Si sufrís ansiedad o estrés, podes decirle adiós con tan sólo unas pitadas de White Widow.

Sin embargo, al cabo de un rato, los efectos se vuelven más pesados y quizás termines pegado al sillón. Por supuesto, quedarte o no profundamente relajado en el sillón depende de muchos factores: cómo la consumís (fumando, vaporizando, comestibles, etc.), tu nivel de tolerancia y cómo haya sido cultivada.

Cómo cultivar una White Widow

Afortunadamente no hace falta ser un cultivador experto para ser capaz de obtener una White Widow de gran calidad en casa. Si tenes problemas para mantener la temperatura y la humedad constantes, a la White Widow no le afectará. Creada a partir de variedades puras que tuvieron que adaptarse a climas adversos y variables, descubrirás que la White Widow quiere sobrevivir y producir grandes cosechas, a pesar de esos pequeños obstáculos.

La White Widow se puede cultivar en exterior y pegará el estirón si se lo permitís. En interior, las plantas no suelen superar el metro de altura. Esta estatura la hace ideal para cultivar con el método SoG. El Sea of Green se centra en plantas bajitas con copas apicales bien gordas que terminan formando una gran abundancia de cogollos en poca superficie. Se trata de una variedad productiva, con la que podes recoger 500g/m² en interior y hasta 600 gramos por planta en exterior o en un invernadero.

Para conseguir un tamaño y una cosecha un poco más grandes con la White Widow, simplemente dejarla sin podar durante su corto periodo de vegetación.

Si aplicas una poda apical una vez y crece durante cuatro semanas completas, maximizará el número de puntos de floración y esto le ayudará a producir una enorme cosecha.

En interior podrás pasar de la fase de floración a la cosecha en ocho semanas, aunque algunos recomiendan dejarla una o dos semanas más. Esto es para maximizar la producción de tricomas por la que la White Widow es famosa.

Siempre que mantengas la EC, el pH y el ambiente en los valores adecuados para el cannabis, la White Widow no necesita ningún cuidado especial. Ha aprendido a sobrevivir con menos agua que la mayoría de plantas de marihuana, así que si estás usando coco o sustrato, es interesante aportar perlita a la mezcla para mejorar la ventilación y permitir que el exceso de agua no se acumule en ella. En definitiva, la White Widow es una cepa increíblemente potente, fácil de cultivar y que satisfará al sibarita más exigente.

White Widow en concursos

La White Widow no tardaría mucho en llevarse a casa un trofeo de una copa cannábica. Sólo un año después de haber hecho su aparición en escena, se llevó el primer premio en la High Times Cannabis Cup de 1995. Desde entonces, criadores de todo el mundo han conseguido numerosos trofeos y galardones con su propia versión de esta gran clásica.

Fuente Canna Connection

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí