Inicio Cultivo Todo lo que tenes que saber sobre la búsqueda de fenotipos

Todo lo que tenes que saber sobre la búsqueda de fenotipos

324
0

Los cultivadores con experiencia recurren a la búsqueda de fenotipos para conseguir la mejor marihuana posible. Seguí leyendo para aprender más sobre esta búsqueda, cómo funciona y cómo aplicarla a tu próximo cultivo.

¿Qué es la búsqueda de fenotipos?

La búsqueda de fenotipos es el nombre que usan los cultivadores para referirse al proceso de selección de los mejores fenotipos del cannabis. Para entender mejor lo que es y cómo funciona, primero deberás tener unos conocimientos básicos sobre genética vegetal.

Cuando compras semillas de marihuana, estás adquiriendo una variedad determinada. Y aunque esa variedad tiene unos rasgos que la hacen única, las plantas que cultives serán intrínsecamente distintas. Esto se debe a que cada semilla tiene un mapa genético único que afecta a todas sus características, desde el tamaño y la estructura, al aroma y la potencia. Aunque los criadores hagan todo lo posible para estabilizar las genéticas mediante procesos como la endogamia, no existen dos plantas de cannabis idénticas (salvo que hayan sido clonadas, por supuesto).

Si plantas seis semillas de Blue Dream, por ejemplo, cada una de ellas tendrá un fenotipo único con su propia expresión de los rasgos de sus padres: Blueberry y Haze. Para poder invertir en la cría o cultivar el mejor cannabis posible, deberás examinar tus plantas y quedarte con las que tengan los rasgos que buscas.

¿Por qué es recomendable la búsqueda de fenotipos?

Puede que la búsqueda de fenotipos suene como algo que hay que dejar a los profesionales, pero ofrece muchas ventajas, y hasta los novatos podrán hacerlo para cultivar y cruzar las mejores plantas.

La mayoría de cultivadores/criadores aficionados disponen de recursos limitados. Y aunque sacrificar plantas de semillas por las que has pagado pueda parecer contradictorio, te ayuda a concentrar tus recursos en los ejemplares con mejores cosechas.

Si, por otro lado, no seleccionas tus mejor fenotipos, correrás el riesgo de utilizar tus recursos para cultivar plantas mediocres y acabar con una cosecha pobre.

Guía básica para la búsqueda de los mejores fenotipos

Ya conoces la importancia de la búsqueda de fenotipos, pero, ¿cómo sabes qué plantas sacrificar y cuáles conservar? Sigue leyendo esta sencilla guía para encontrar los mejores fenotipos.

1. Sacrifica todas las plantas macho

Si cultivas con semillas regulares, este será el primer paso. Todas las plantas con prefloraciones macho deberán ser sacrificadas cuanto antes (o separadas si estás planeando dedicarte a la cría), para evitar que polinicen a tus hembras y arruinen la cosecha.

2. Tener en cuenta la morfología de cada planta

La morfología de una planta son sus rasgos físicos. Esto debe ser lo primero que tienes que comprobar cuando busques un fenotipo (después de haberte deshecho de las plantas macho, por supuesto). Durante las primeras 2-4 semanas del ciclo de vida de tu planta, fíjate en su:

  • Altura
  • Estiramiento
  • Estructura
  • Espacio internodal
  • Tasa de crecimiento
  • Salud del follaje
  • Estructura de la raíz (al trasplantarla)

Hacer un seguimiento de las plantas que den mejor resultado en cada uno de estos aspectos, y de las que mejor se adapten a tu espacio de cultivo. La mayoría de cultivadores de interior prefieren plantas pequeñas y robustas, pero esto dependerá de los gustos personales de cada individuo, así como de sus habilidades y el espacio que tenga disponible.

3. Valora su robustez

A continuación, deberás tener en cuenta la robustez de cada una de tus plantas. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Alguna de mis plantas muestra signos de retraso en el crecimiento después de trasplantarlas?
  • ¿Padece alguna de mis plantas plagas o enfermedades? 
  • ¿Qué cantidad de fertilizantes necesitan mis plantas? ¿Requieren algunos fenotipos alimentación extra para seguir el ritmo del resto?

Si vas a cultivar al aire libre, presta atención a cómo responden tus plantas a las condiciones climáticas locales, y conserva solamente las que mejor lo hagan.

4. Evaluar cómo responden tus plantas al entrenamiento

Si aplicas técnicas como HST, LST, poda apical o super cropping, asegúrate de comprobar cómo responde cada planta a tu forma favorita de entrenamiento. Algunas plantas pueden responder mejor a las técnicas de LST, como al doblarlas y atarlas, mientras que otras podrían florecer mejor tras usar la poda apical o el FIM. Elige únicamente las plantas que mejor se adapten a tu estilo de cultivo.

5. Contar el número de puntos de floración

Cuando tus plantas lleguen a la fase de prefloración, fíjate en el número de puntos de floración (nudos) que produce cada una de ellas. Las que tengan más, probablemente desarrollen más flores, lo que se traducirá en una cosecha abundante. También tener en cuenta la ubicación de estos puntos de floración.

Recordar: a la hora de elegir qué fenotipos vas a conservar, es importante tener en cuenta las limitaciones del espacio de cultivo y tus preferencias personales. Solo porque a la mayoría de cultivadores les guste trabajar con plantas pequeñas y frondosas, no quiere decir que sea lo mejor para vos.

Sin embargo, al igual que con la mayoría de hobbies, tu habilidad para encontrar fenotipos mejorará con el tiempo y la experiencia. Así que empezá a cultivar y a buscar fenotipos hoy mismo.

Fuente: Zamnesia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí